Funciones del Delegado de Protección de Datos (DPD)

Funciones del Delegado de Protección de Datos (DPD)

Hoy, seguimos con nuestro apartado sobre el DPD, que comenzamos con una introducción sobre la figura del Delegado de Protección de Datos. Hoy es el turno de las funciones que debe realizar el Delegado de Protección de Datos.

Las funciones del Delegado de Protección de Datos se encuentran especificadas en el artículo 39 del RGPD, siendo las siguientes:

· Informar y asesorar al responsable o al encargado del tratamiento y a los empleados que se ocupen del tratamiento, de las obligaciones del RPGD y demás normativa aplicable en protección de datos.

· Supervisar el cumplimiento del RGPD y demás normativa aplicable en protección de datos, y de las políticas del responsable o encargado del tratamiento en dicha materia, incluida la asignación de responsabilidades, la concienciación y formación del personal que participa en operaciones de tratamiento, y las auditorías correspondientes.

· Ofrecer el asesoramiento que se solicite acerca de la evaluación de impacto relativa a la protección de datos y supervisar su aplicación conforme al artículo 35 del RGPD.

· Cooperar con la autoridad de control. Actuar como punto de contacto de la autoridad de control para cuestiones relativas al tratamiento, incluida la consulta previa del artículo 36 del RGPD, y realizar consultas, en su caso, sobre cualquier otro asunto.

¡Hasta que nos leamos! 🙂

Características del Delegado de Protección de Datos

Características del Delegado de Protección de Datos

Hoy, seguimos con nuestro apartado sobre el DPD, que comenzamos con una introducción sobre la figura del Delegado de Protección de Datos. Hoy es el turno de las características que debe cumplir la persona que ejerza la figura del Delegado de Protección de Datos.

La normativa actual en Protección de Datos, dispone de la posibilidad de que el DPD pueda ser tanto interno como externo, y tanto persona física como jurídica. Sin embargo, tanto el Reglamento como la propia Agencia disponen que textualmente que “debe nombrarse atendiendo a sus cualidades profesionales y en particular debe contar con conocimientos especializados del Derecho y práctica en protección de datos”.

Por lo tanto, pese a que no se exija ningún tipo de titulación especializada en Derecho ni certificado, sí que se exige acreditar conocimiento y/o práctica en la materia, por lo que, en caso de carecer del mismo, y cuando su designación conforme a la ley sea obligatoria, nuestro consejo es recomendarle encarecidamente el nombramiento externo de uno.

Todo Responsable o Encargado de Tratamiento que disponga de DPD deberá comunicar en el plazo de diez días a la Agencia Española de Protección de Datos o a sus respectivas autoridades autonómicas toda designación, nombramiento, o cese del mismo.

Además, el DPD deberá registrarse en un Registro Público de Delegados de Protección de Datos. Este espacio de consulta, disponible en la Sede electrónica de la Agencia, permite a cualquier interesado conocer el contacto de los delegados de protección de datos comunicados a la AEPD. De esta forma, los ciudadanos que quieran ejercitar sus derechos o presentar una reclamación ante una entidad pueden introducir el nombre, razón social o NIF de la organización para conocer los datos de contacto del DPD y dirigirle sus solicitudes.

¡Hasta que nos leamos! 🙂

El Delegado de Protección de Datos

El Delegado de Protección de Datos

Vamos a comenzar esta semana una serie de entradas en nuestro blog con relación al Delegado de Protección de Datos. En esta publicación, intentaremos desgranar la figura del Delegado de Protección de Datos y sus pormenores: Qué es, cuándo es obligatorio su designación, cuáles son sus funciones o sus responsabilidades.

La entrada en mayo de 2018 del Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos (en adelante, RGPD) y su posterior desarrollo estatal en diciembre mediante la respectiva Ley Orgánica 3/2018, ha supuesto una vuelta de tuerca en el panorama de protección y tratamiento de datos personales de personas físicas.

Ambas disposiciones, a su vez, introducen nuevas figuras que generan confusiones al usuario y que conviene aclarar.

¿Qué es un Delegado de Protección de Datos (DPD)?

El Delegado de Protección de Datos (DPD), (Data Protection Officer, DPO, por sus siglas en inglés), es la figura encargada de velar por el cumplimiento de Protección de Datos en la compañía en el marco de su organización y funcionamiento, con todo lo que ello conlleva. Es decir, el DPD deberá asesorar sobre la evaluación de impacto en materia de protección de datos personales al que se enfrenta la organización y supervisar su aplicación. Actúa de forma independiente y entre las funciones que se le atribuyen están las de informar y asesorar al responsable o encargado del tratamiento además de supervisar que cumplen con el RGPD.

¡Hasta que nos leamos! 🙂